Los Redondos en Tandil

El 4 de octubre de 1997 Patricio Rey se presentó en el Estadio San José de San Martín de Tandil. Les compartimos la crónica del show, según la desaparecida web Mundo Redondo

Web Mundo Redondo. Foto: Redonditos Inéditos

TANDIL.- Una persistente lluvia estaba instalada sobre la ciudad desde el jueves anterior al recital, y la cancha del Club San Martín, que estaba inundada, no fue obstáculo para los miles de ricoteros invadieran la ciudad de Tandil para asistir al recital de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

Esta era la oportunidad de concretar la fiesta que los días 15 y 16 de agosto no pudo ser, cuando Helios Eseverri, intendente de Olavarría, prohibió por decreto, por ignorante y por pacato, la actuación de la banda. Por eso, esta vez se trataba de una cita casi ineludible y cerca de 25.000 personas entendieron que allí debían estar.

La lluvia estaba dispuesta a no contribuir con la fiesta. Una lluvia que, a pesar de su insistencia, no fue suficiente para quebrar los ánimos. El viernes ya se había anunciado que nada iba a detener el recital, que, esta vez, no habría fuerza natural o política que impidiera el encuentro.

Estoicos, Los Redondos. O mejor dicho, su público, a los que llaman «las bandas». Porque Tandil fue como una pesadilla: una lluvia inclemente, una ciudad con negocios cerrados, sin comodidades suficientes como para resistir el aluvión de gente que viajó que viajo incontables kilómetros. No fue fácil estar en Tandil. Todo por unos cinco tipos que sólo se corporizan en el escenario bajo el influjo de un tal Patricio Rey.

El hechizo estuvo a punto de quebrarse el sábado. Todo parecía estar en contra: la lluvia había mojado los equipos, por lo que el inicio del concierto se demoro una hora y debió interrumpirse a los 45 minutos porque la combinación de agua y electricidad hizo peligrar la vida de los músicos. Muchos creyeron que ya no saldrían. Pero en esas circunstancias, donde la taba se da vuelta, es donde aflora el verdadero temple. Y Los Redondos salieron adelante, tal vez impulsados por ese «aguante» que el INDIO agradeció al inicio.

Toda esta gente, fiel como pocas, demostraron nuevamente que la incondicionalidad de su esencia ricotera está intacta. Desde 1994, los Redonditos no se presentaban en la Capital Federal. Sus recitales desde entonces son organizados en distintos puntos del país, dando lugar a un verdadero éxodo que cambia, por unos días, la tranquilidad pueblerina de cualquiera de los puntos elegidos para la misa pagana del rey Patricio.

Desde varios días antes, la ciudad comenzó a ver la llegada de las bandas. La capacidad hotelera estaba colmada, las huestes debieron pasar la noche en donde pudieran. Cualquier techo que los cubriera de la lluvia, venía bien.
El mismo sábado, alrededor de las 17, llegó el tren ricotero dispuesto especialmente para la ocasión, en el cual cerca de 1500 redonditos arribaron con banderas y sin parar de cantar estribillos en los que, una y otra vez, volvían a demostrar su fidelidad y aguante. También la estación terminal de micros, era un desfile incesante de recién llegados a compartir este día hermosamente especial. Con las calles colmadas por los ricoteros los comerciantes de Tandil miraban con desconfianza. Algunos optaron por cerrar sus negocios, mientras otros, comprobando que en general se trataba de chicos simplemente con ánimo de pasarla bien, aprovechaban para engrosar sus ventas.

¿Existe alguna lógica que explique el por qué de estas caravanas que llegan, en micro, en trenes, a dedo, hacia el lugar elegido para la cita? Y más aún, cuando la ciudad se ha vuelto decididamente inclemente y hasta hostil, con una lluvia que no da tregua. Insistimos, ¿qué razón puede haber para aguantar horas y horas, empapados, en medio del barro? La respuesta está más allá o más acá de lo obvio. Escuchar a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Pero también participar del encuentro, con la banda y con las bandas. Vivir la fiesta, en una ocasión en la que nadie debía faltar, tras la prohibición de los shows en Olavarría.

Aunque la cancha se había convertido en un completo lodazal, la gente comenzó a entrar apenas se habilitaron las puertas, alrededor de las 16. Desde entonces, hasta que finalizó, a las 23.30, se demostró que no había fuerza capaz de impedir que esta vez sea la fiesta.

El Club San Martín era un lodazal embanderado. Estaba lloviendo desde el jueves y, bajo esas estocadas finas (y no tanto) se armó el escenario y se probó sonido. Todo eso se puso en funcionamiento a las 21, una hora después de lo anunciado, pero justo al tiempo de lo esperado. El breve intervalo entre que se apagan las luces y comienza la música sirve para que todos los redondos demostremos nuestra presencia: bengalas, brazos en alto, y un solo grito y miles de llantos de una alegría indescriptible.

A las 21 se apagaron las luces del escenario, diez bengalas cortaron la oscuridad iluminando sentimientos y el grupo comenzó el recital con el estadio colmado. El recital comenzó con «Nuestro amo juega al esclavo«, ese que dice (y nunca fué tan precisa la expresión «violencia es mentir«, en ese tiempo post-Olavarría). «Nuevamente, gracias por el aguante«, dice el Indio y, todos, entendimos que hablaba de hoy, pero también de antes y después, de siempre.y recomendó que nos cuidemos bien a la salida.

«El pibe de los astilleros«, «La dicha no es una cosa alegre«, «Cruz diablo«. No hace falta más que un par de acordes iniciales, para que todo el estadio estalle al reconocer cada canción. Saltamos, cantamos, disfrutamos, y cuando la lluvia parecía estar amainando, se redobla. Una voz entonces, cuando habían pasado apenas 45 minutos de música, anunció desde el escenario que van a hacer un alto. Es que el agua había convertido el escenario en un terreno minado.

Tiempo difícil. Silencio, lluvia e incertidumbre. ¿Saldrán de nuevo? ¿Habrá terminado acá? Algunos pocos optan por abandonar la partida. Mala suerte, porque luego de una media hora la banda (que demostró que también tiene aguante) sale con una seguidilla demoledora que ayuda a calentar los cuerpos castigados. «Nena-nene«, «Ñam fri-fru-fri«, «Mi perro dinamita«. Rock and roll a pleno, como los Redonditos saben hacerlo y nosotros disfrutarlo.

Para algunos, no alcanza con escuchar y cantar. Intentan entonces subirse al escenario para abrazar a los músicos. «El que sube es un gil«, dice, contundente Skay.

El show duró hasta las 23.30, como estaba previsto. Sospechamos que algunos temas se habían caído de la lista. Si así fué, la banda eligió estar a tono con las circunstancias: trazar los himnos que nadie quiere que falten y que las bandas, mojadas pero fieles, nos merecíamos.

El principio del fin es con «Juguetes perdidos«, luego «Vamos las bandas»  que sacudió al estadio con la voz de las bandas y claro, «Nueva Roma» y «Ji, ji, ji«.

¿Acaso Importa que el sonido no haya sido el mejor? No, estábamos asistiendo a una celebración y la celebración tenía lugar. Y si el volumen no es tan alto como hacía falta, allí había más de 20.000 voces que son imbatibles cuando corean, sílaba a sílaba, cada una de las letras. Son watts que se miden con la vara de la pasión.

Nuevamente, la razón no entraba a jugar, es imposible que dé cuenta de este estadio del que la gente empieza a salir girando, arremolinados e ilógicamente felices. «No lo soñé«, canta el Indio y repetimos todos. Plenos, embarrados y seguros, que el sueño no terminó. Ni termina nunca.

Más alla de una buena actuación que comenzó bien y termino mejor, Los Redondos ratificaron su capacidad como músicos y creadores de un sonido de rocanrol criollo que les es absolutamente propio. Porque Los Redondos no hacen rock and roll a lo Chuck Berry, ni a lo Stone. Su alquimia es altamente particular, generadora de un formato único e intransferible que evoluciona sin traicionarse. Y que en Tandil demostró no haber perdido vigencia. La magia redonda sigue girando.

Apostillas
Un niñito de apenas un año se convirtió en la mascota de uno de los vagones del tren redondo. Su nombre: Patricio, claro. «En este tren va a aprender a hablar, su primera palabra va a ser Redondos», decía uno que no paró de cantar en todo el viaje.

Algunos de los comerciantes de Tandil estaban asustados y cerraron temprano sus negocios, a pesar de las sugerencias municipales. «Son buenos chicos, no sé porque les tienen miedo», dijo la dueña de un locutorio que vio desfilar a chicos que, una vez en Tandil, llamaban a sus padres para avisarles que estaba todo bien. Otros comerciantes, en cambio, descubrieron que no podían perder esta oportunidad. En los restaurantes y bares que permanecieron abiertos una vez terminado el recital, se fue acabando todo. Los taxis, tarde en la noche, brillaban por su ausencia.

A pesar del barro y la lluvia, el espíritu de los chicos parecía no decaer nunca. Antes y después del show y en el inesperado intervalo, circulaban rumores varios sobre los próximos pasos de la banda. Unos aseguraban que el siguiente show sería en Capital. Otros apoyaban con certeza la posibilidad de repetir Villa María (Córdoba). También se especulaba con un nuevo disco (de hecho, la banda está trabajando sobre los temas nuevos). Que sale antes de fin de año, que lo van a grabar a los Estados Unidos, eran las distintas versiones. Todos saben. Toda información es, además, compartida.

Se registraron unos pocos incidentes. Uno de ellos fue apenas dieron puerta, cuando uno de los caballos de la policía retrocedió y casi pisa a un chico. La respuesta fueron algunas pedradas que provocaron nerviosismo en caballos y jinetes. Más tarde, pasada la medianoche, hubo otro incidente en una estación de servicio. Un par de muchachos se fueron sin pagar sus hamburguesas lo que generó la aparición de efectivos policiales con bastones amenazadores. En la dispersión apresurada algunos recibieron golpes y caídas.

Poco más de cien personas no pudieron tomar el tren redondo de regreso que partía a las 2.30. El motivo: apenas terminado el recital, empapados y embarrados, muchos (con boleto y sin él) fueron a la estación a buscar refugio en los vagones. Como nadie controlaba el acceso, colmaron rápidamente la capacidad y trabaron las puertas. A pesar de que Ferrocarriles agregó tres vagones extras, muchos que tenían boleto se quedaron sin lugar. El Intendente prometió poner micros para devolver a Buenos Aires a los que se habían quedado abajo, pero recién a las 10 de la mañana del domingo.

Apostillas obtenidas del Diario La Nación 


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s