Golpe al corazón. Hablan Los Redondos

Luego de un largo período sin mantener un contacto directo con ellos, conseguimos entrar dentro del misterioso reducto de Patricio Rey y los Redonditos de Ricota. El Indio Solari, Skay Beilinson y la negra Poly participaron de un diálogo abierto con PELO en el que hablaron sobre el nuevo disco, su lenguaje, la marginalidad, el under y la producción independiente.

Autor: Revista Pelo nro. 406. Noviembre de 1991

A la hora señalada, en la casa de Skay y la Negra Poly, nos encontramos con ellos y con el Indio Solari para desmenuzar en un diálogo abierto y frontal, los pormenores que rodean a los protagonistas de una de las historias más fascinantes y masivas del rock nacional. Los cigarrillos y unos vasos de whisky acompañaron a lo largo de una extensa charla -duró poco menos de tres horas- que empezó con el relato de su reciente incursión por el  estudio para rematar con la realización de su nueva placa «La mosca y la sopa».

«Los Redonditos de Ricota es una banda que se lleva muy bien», toma la palabra el Indio. «Por lo general, elegimos entre nosotros el lugar para ir a grabar y Del Cielito es un estudio que suele ofrecernos la posibilidad de estar tranquilos y pasándola bien. En Los Redonditos todos trabajamos a la par e incluso influyen las opiniones de la gente que trabaja con nosotros, pero sólo en la medida en que puedan influir. A «La mosca y la sopa» lo hicimos con tres operadores y, si bien es importante y fundamental el entendimiento con ellos, nos consideramos bastante obsesivos en cuanto a nuestro deseo de trabajar en concepto de banda».

PELO: ¿Plantearon la posibilidad de grabar este disco en el exterior?

Indio: A nosotros la experiencia nos empuja hacia adelante pero no nos excede. A mí los estudios de Argentina no me quedan chicos y las posibilidades técnicas que tienen tampoco. Sabemos que hay otras opciones pero si uno va a grabar a otro lado es porque tiene ganas. Cuando viajas para grabar es sólo porque se te da las pelotas: por ahí elegís Los Ángeles o Nueva York, por ahí elegís Bahía. Entonces ya no son motivos técnicos sino que es placer u otra cosa pero nunca es técnica.

Sobre sus discos, el Indio agrega: «Paulatinamente sentimos que nuestros discos fueron mejorando en cuanto a su grabación. Creo que se graba mejor la música que hacemos ya no comparando el primero  con el último, sino «Gulp!» con el segundo, y así sucesivamente. Fuimos mejorando y pienso que este último es el que mejor grabado está.

PELO: ¿En los temas, el Indio hace las letras y Skay la música o sólo es una fórmula para firmar?

Indio: Exacto, esa es sólo una manera de firmar los temas. La idea musical básica es siempre la línea de la canción o del leit motiv que sale y eso puede surgir indistintamente de mí o de Skay. Luego cada uno sumo lo suyo, y nos vamos pasando o la melodía, o un riff y a partir de allí cada músico de la banda enriquece el tema con su personalidad.

PELO: ¿Pero hay alguna letra de Skay en Los Redondos?

Indio: Sí, todas las letras son de los dos (risas). Lo que pasa es que con Skay comenzamos a hacer canciones con una guitarrita y si bien yo soy el que se dedica  a escribir las letras, igual es muy difícil que las letras salgan simplemente de un tipo que se sienta a escribir. El motor esencial de una letra es aquello que te conmueve y me lo puede enviar Skay. Es lo mismo que yo le pase la melodía básica de un tema, pero después alguien tiene que convertirla en algo sensible y emotivo. El hecho que yo las escriba no quiere decir que el motivo al que va a ser expuesta no esté involucrado a la Negra, o a Skay. Nosotros tenemos un modo tan simbiótico o de comunión para componer, que es por eso que los dos somos responsables de la música y de las letras. Además, yo tengo la opinión de que la Negra también debería participar en la composición. El trabajo que hizo Poly durante años de pulsear con el medio no tiene nombre. Los Redonditos tendrán su raye, su mambo, su corazón, lo que quieran, pero el medio es «business» y entonces ir a porfiar con ellos -encima con nuestras imposiciones o, para nosotros con lo que nosotros creímos desde siempre- es algo mortal. Una cosa es entregarse y otra es ir a pulsear y decir no; a la televisión no vamos, esto no hacemos y ese tipo de cosas.

PELO: ¿Qué te conmueve para que comiences a escribir?

Indio: Realmente no sé que escribo, tengo una postura casi religiosa con la poesía, pero desgraciadamente lo creo así. Me gustaría lucir de otra manera  al hablar de esto, creo que  vivo muy profundamente el estilo poético y lo mejor que uno puede hacer es estar a merced de ella. Yo escribo todo el tiempo pero sin un método. ¿Cuál es el motivo? Sobre eso creo que las cosas lo usan a uno como canal de salida. Uno le da mucha pelota al aspecto social. A mí me sigue preocupando el límite de horror que tiene una sociedad. Para mí el límite de ese horror no son los obreros de Somisa; ellos son un problema crítico-social pero son hombres y están libres y si tienen cojones y huevos no necesitan que un creador o un poeta los defienda. de todas formas, esta sociedad tiene ámbitos de horror que a mí como poeta o autor de letras me preocupan. Mis límites entonces son los loqueros, las cárceles, los homosexuales; todas esas cosa siguen siendo un motivo básico para mí. En este sentido, creo que lo que escribí para este disco es lo mejor que hice. En mi poesía hay un montón de palabras que invento por eso creo que es un permiso que te da la gente con el tiempo. A veces son palabras carcelarias y otras veces sólo salen de mi mismo. En cierto momento, cuando sentís que viviste toda la cultura, también sentís que tenés derecho a ser uno de los que tiran palabras que después aplicarán los chicos en cualquier esquina. Mi lenguaje es el de cualquier calle o el que utilizan aquella gente que se encuentra en el verdadero ajo de este mundo que no creen en el mensaje de bienaventuranza mediático, sino que saben como cuesta soportar este mundo. Ahí es donde aparecen maneras de escribir bastante marginales que difieren un tanto de las palabras que se emplean en el noticiero de turno.

PELO: ¿Lees poesía?

Indio: Muy poco, sólo leo poesía china o étnica pero no tengo muchos poetas occidentales que me conmuevan. Quizá los hay pero no los conozco.

La política redonda.

«El plan de producción independiente surgió del displacer de los músicos por las normas establecidas en el sistema», anticipa el Indio. «Nosotros nos vamos dando cuenta de la importancia de ser independientes cuando advertimos después de todos estos años transitados la comodidad envidiable que tenemos para hacer las cosas que queremos y de la manera que preferimos hacerlo, con total libertad. Tampoco somos presos de nuestros propios dogmas, sólo estamos presos de la libertad que tenemos. No hay nadie mejor que uno para defender lo que tiene para decir, para hacer y negociar. Hay muchas cosas que hemos dicho y muchas canciones que no podrían haberse generado en ningún otro ámbito que no fuera el de la independencia para una banda».

La política de Los Redondos tiene una segunda postura esencial: su permanente abstinencia a presentarse en televisión.

Indio: «La historia de Los Redondos tiene cierto dramatismo. Aún las más cómicas están llenas de crudeza y la televisión, estéticamente, no es el medio adecuado para nosotros como tampoco lo fue para otros (como Les Luthiers). Pipo Cipollatti es el único tipo con el que disfruto la cultura rock en TV porque su estética da para eso. Los demás siempre quedan para la mierda, parecen que están mal, incómodos y nunca suenan bien. Lo nuestro es «solos y de noche»; es ese el clima y las condiciones ideales para Los Redondos, la noche, la oscuridad, algunos reflectores y no tocar con otros grupos.

PELO: ¿Regresan a Obras para presentar este disco?

Poli: “No, ‘las bandas’ ya están cansadas porque el publico de Los Redondos es nómade, le gusta viajar y le encanta conocer otros lugares. Obras ya está, así que hay que buscar otro lugar, pero para las bandas no es apropiado un estadio”.

Indio: “Además, cuando se hace un show en un estadio te obliga a silenciarte después por mucho tiempo y nosotros queremos rocanrolear con cierta frecuencia porque es nuestro hecho fundamental. Nosotros somos rockeros porque nos tomamos dentro de esa cultura (la que empieza a fines de los cincuenta) o a veces pienso que fue todo un plan premeditado y simplemente nos tocó vivir así”.

LA MARGINALIDAD

“No se puede vivir como un marginal”, empieza diciendo el carismático líder de Los Redonditos. “Para ser marginal primero te tienen que marginar. Nosotros lo fuimos en algún momento, pero en este momento no me considero un marginal. Si lo soy es solo a nivel del vecindario, porque pongo a Hendrix a las diez de la mañana y rompo las pelotas con eso, pero no me considero un peligro social. La sociedad no me margina; al contrario, salgo en la tapa de las revistas. Los artistas debemos ser la piel sensible de la sociedad. La gente que esta metida en la política o en eventos sociales maneja el “timing” de otra manera (con negociaciones, vinculaciones) y eso arruina la poética. Aunque en definitiva creo que tiene que haber gente de los dos lados.”

CON SABOR A RICOTA

Indio: “Lo bueno de las exposiciones que hacen Los Redondos es la capacidad enigmática que tienen. A las letras la pueden interpretar cada uno como quiera y no son para entenderlas. Los chicos están muy educados para entender cosas que en realidad tendrían que sentir. El objetivo fundamental es el sentimiento, y no la comprensión, porque el sentimiento también es una forma de comprender más allá de que no haya una interpretación racional de las cosas. Tampoco queremos caer en un surrealismo vital. Creo que cada coda tiene una lógica; lo que pasa es que esa lógica depende de las pistas que cada uno tiene para desentrañarla”.

PELO: ¿Qué bandas les gustan?

Indio: “Me gusta La Mississippi Blues Band Los Piojos, me gustó Sumo y tengo fascinación por todos los pibes de catorce o dieciséis años que ‘pelan’; por ejemplo, Los Melones Averiados que es la banda de mi sobrino.

Skay: “En general coincido con el Indio. También me gusta Memphis La Blusera”.

VIDA EN OFF

PELO: Por un largo tiempo ustedes no concedieron ningún tipo de reportaje, ¿Por qué ahora se decidieron a encontrarse con la prensa?

Indio: “En realidad, uno tiene cosas para decir desde donde las dijo siempre y con Skay solo tendemos cosas que decir en las canciones; ahí es donde los tenemos claro y nos van a tener que matar para que dejemos de hacerlo. Para nosotros, y por nuestra propuesta básica de mudar dogmas todo el tiempo, el reportaje no es lo mejor para uno como exposición de lo que se quiere hacer. Lo que mas disfrutamos es nuestra comunión con la gente, pero en los conciertos.

PELO: A juzgar por tu silencio vos Skay no soportas los reportajes…

Skay: Absolutamente, pero simplemente porque no me gusta hablar demasiado.

PELO: Antes de terminar, ¿qué deseo tendrías para las bandas?

Indio: “No sé, Skay es bueno para los deseos y mensajes (risas). Mi deseo es que se cuiden y eso tiene que ver con que tengan “corazón y huevos”; no que se cuiden con temor, sino que se resguarden de lo que la vida les puede deparar si la toman con liviandad y dejan las decisiones en manos de otros. Es solo eso. El resto, en las canciones…



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s